Keep Walking

¡No tan rápido, que estoy viejo che!

Posted in Blogudeo, cultura, Diario, Literatura, tecnología by Martín on diciembre 24, 2010

kung fu quelonio

Caramba, tanto tiempo he pasado disfrutando mis ensueños que casi me olvido de desear Felices Fiestas a la compañía bloguera con la que tanto me gusta compartir este espacio.
Escribo, les comento, casi a punta de pistola. En un principio, las personas que conozco me recomendaban muy cálidamente y en tono amistoso que vuelque algunas letras, de vez en cuando, en esta web para no perderme de vista. Los oí, pero no les obedecí (mea culpa) y ahora están aquí, a la puerta de mi casa lanzando improperios, blandiendo antorchas, tridentes y pantuflas sucias, expresando su descontento con mi actitud indiferente.
Muchas cosas han pasado desde aquel artículo del 20 de junio. En materia de libros, vengo un tanto remolón aunque sigo, a ritmo quelonio pero a paso firme.
Siddhartha resultó ser un libro maravilloso. A partir de allí, el camino de la iluminación me llevó hasta El Lobo Estepario, que me sumió por momentos en la oscuridad absoluta. Necesitaba, después de las noches gélidas y el vodka mal destilado de Hesse, algo que eche mi mente a volar, y por eso volví a El Legado. Eldest, que sigue a Eragon en la saga de Paolini, es un poco más largo que el primero pero aclara muchas incógnitas, está plagado de acción y sobre el desenlace se pueden ver dos protagonistas, el propio Eragon y su primo Roran, quienes luchan en dos frentes de una misma guerra. Lo más interesante, a mi entender, de esta parte de la historia es la revelación del mundo de los elfos en los bosques de Du Weldenvarden, la magia y la naturaleza se funden en este relato fantástico que ante mis ojos comienza a emparejarse con el mundo de Tolkien.
Hoy mismo finalicé la lectura de Las venas abiertas de América Latina, de Eduardo Galeano. Sin ser historiador ni economista, Eduardo Galeano ha sido el que mejor comprendió la realidad socio-económica de América Latina, y en este libro lo comparte con nosotros. Señalé un montón de pasajes en mi Kindle, pero voy a obviar las citas para no extenderme demasiado, es que se me hace tarde y esta noche es noche buena. Todos los que vivimos en este continente títere, creado y criado para perder, deberemos tragar el orgullo que nos divide en naciones (una división inducida por conveniencia) y entender por qué somos lo que somos y, por supuesto, comprender de una vez por todas cómo funciona la ecuación capitalista: para que uno sea extremadamente rico, miles tienen que ser desesperadamente pobres. Creo que es una lectura obligada para todos los que vivimos al sur del estado de Texas y, sin embargo, ha sido sistemáticamente ignorada por la comunidad educativa (como era de esperarse).
Como verán, la inversión que hice en este aparatito (el Kindle 2) ha dado sus frutos, aunque cada vez que entro en la librería (todavía me parece el mejor lugar para comprar regalos) el papel me llama desde los estantes. Por otro lado, como los editores hispanos siguen siendo reacios a la plataforma, la mayoría de los libros los descargo sin pagar un peso (pura piratería) y los paso al lector de libros electrónicos mediante una aplicación muy completa que se llama Calibre y que está disponible en los repositorios oficiales de Ubuntu.
Recientemente me han llegado correos con ofertas crecientes de libros en español en la tienda de Amazon, aunque todavía son muy pocos en comparación con los que hay disponibles en inglés. No es una mala inversión, ya que el libro se asocia a nuestra cuenta y aunque el Kindle termine sus días trágicamente bajo las ruedas de un colectivo de la línea 16 (nefastos colectivos que llegan desde el Tártaro para amasijarnos), la compra no se pierde y se puede descargar cuantas veces la necesitemos.
Y ya me pasé de las quinientas palabras, así que calculo que el sopor y el aburrimiento habrán abatido a los más curiosos. Sólo me queda escribir que este año me ha regalado mis sueños más hermosos, ya no tengo vanas obsesiones, estoy libre y feliz. Para estas fiestas les deseo lo mismo a todos.


Mis cinco centavos

Posted in cultura, Internet, Música, Redes, Sociales, software, tecnología by Martín on marzo 7, 2010

Existen en la web 2.0 miles de servicios disponibles, servicios que se pelean por nuestros datos y nuestros minutos de lectura, así como por nuestros clicks (como es el caso de los clips publicitarios de Google AdSense). Siendo un internauta compulsivo, me he vuelto un crítico muy sagaz (si se quiere usar este término para un tipo que se pasa la vida detrás de un ordenador) en este campo en particular. Por eso, he decidido compartir con ustedes los que yo considero son los mejores servicios web que he utilizado. (No, facebook no es uno de ellos ni en sueños).

GMail

El que quiera discernir conmigo en que este es el mejor servicio de correo electrónico que existió en la historia, deberá contar con argumentos irrefutables o callar y seguir leyendo.
Cuando la web estaba dividida entre los geeks que usábamos yahoo mail, y los cybercafeteros que reventaban el internet explorer 6 con Hotmail, se deslizó apenas el comentario acerca de la posibilidad de comenzar a probar el servicio, en fase beta, de correo electrónico de Google. Y los muchachos no se anduvieron con menudencias, ofrecían la exorbitante cantidad de 1GB de espacio de almacenamiento, además de una interface minimalista, intuitiva y diez veces más liviana que la de sus competidores. Los foros de discusión y los weblogs se abarrotaban de comentarios suplicando por una invitación. El que lograba entrar, a la semana podía empezar a invitar gente conocida, y automáticamente se convertía en aquel pibe que tocaba la pared y en un gesto altruista gritaba “piedra libre para todos mis compañeros”. A partir de ése momento, y gracias a estos entusiastas de la web, el servicio se fue perfeccionando, fue implementando agregados salidos directamente de Google Labs y se mantuvo siempre delante del resto (en mi opinión, sigue estando adelantado a los demás).

Google Reader

Soy un adicto a la lectura de weblogs. No veo fotologs, casi no visito los sitios de noticias locales, probé facebook para ver de qué iba la gran red social y luego de meses lo di de baja. Pero siempre volví a los weblogs. Sin embargo, no podemos recordar visitar todos los días las páginas que nos gustan para ver si hay algún cambio, alguna novedad. Amontonarlas en la lista de marcadores es inútil y aún si uno recordara visitarlas a diario sería improductivo, ya que la mayoría de las bitácoras en las que se escriben artículos de opinión, cuentos, relatos de viajes, el contenido no se actualiza en períodos regulares. La solución (que por cierto es viejísima, aunque muchas de las personas que conozco no la hayan utilizado nunca) es usar un lector de novedades (también conocidos como news readers, feeds readers ó agregadores de noticias). Casi todos los weblogs y las páginas de noticias cuentan con un enlace denominado rss (es un acrónimo para tres estándares, Riche Site Summary, RDF Site Summary, Really Simple Syndication). Uno puede copiar dicho enlace y pegarlo en el agregador que hayamos elegido. No será necesario visitar el sitio periódicamente, ya que el software nos indicará cuando este se actualice. He probado un par de herramientas, entre las cuales está LifeRea (no sé si está disponible para windows), pero me ha resultado muy práctico mantener mi lista de feeds en la web para poder acceder a ella desde cualquier sitio con internet. Además de proveer de unos atajos de teclado muy bien logrados con Ajax, el mismo GReader me ha sugerido una serie de weblogs afines a los que están en mi lista, información que valoro mucho.

WordPress

Si bien comencé publicando artículos en Blogger (la plataforma de weblogs de Google), este servicio no sigue la dinámica de los demás productos de Google. Al menos en el tiempo que yo lo utilicé se mantuvo casi inmutable ¿Habrá Google subestimado el valor de la herramienta? Por un tiempo compartí espacio de almacenamiento en el servidor web del Kana y allí comencé a familiarizarme con WordPress, una plataforma de código abierto en constante desarrollo. En seguida me entusiasmé probando distintas plantillas, adaptándolas, modificando el código, agregando plugins (que cada tanto me hacían desaparecer todo, así que no hay que olvidar realizar los backups del caso). Cansado de lidiar y habiéndome sacado las ganas de probar todo lo que se me antojó, decidí pasarme a WordPress.com y dejar que los desarrolladores se encarguen de mantener la versión actualizada por mí. Y lo hacen muy bien, wordpress no para de agregar instrumentos de administración de contenido muy prácticos y entretenidos.

Flickr

Aunque hasta hace un mes (más o menos) venía utilizando el servicio de álbumes fotográficos de Google (Picasa Web), he comenzado a usar Flickr para ver qué podía hacer esta aplicación de Yahoo por mí. Es cierto que Google le asestó un golpe terrible, sin embargo nunca dejé de sentir cierta simpatía por esta compañía que, al lado de Microsoft, resulta ser una empresa que tiene un trato más ameno con el usuario y no es para nada avara a la hora de brindar servicios útiles. Como decía, hace poco que lo uso pero me ha dejado más que conforme y ha superado con creces a Picasa. La administración del contenido es muchísimo más flexible. Las opciones de privacidad, la organización de las imágenes, los grupos de fotografía en los que uno puede participar y a los que uno puede aportar libremente, lo hacen el mejor servicio de almacenamiento de imágenes existente.

Last.fm

Mi afición por los servicios de streaming personalizados comenzó cuando un amigo me mostró Pandora Internet Radio, pero luego de un tiempo se vedó su utilización fuera de los Estados Unidos. No me llevó mucho sin embargo, encontrar last.fm, otro servicio que me dejó anonadado con la precisión de su motor de búsqueda y la variedad de una base de datos de artistas y temas en constante crecimiento. Last.fm no sólo nos permite crear listas de reproducción, si estamos indecisos podemos escuchar nuestra radio personal que, basada en nuestro historial de reproducción, hará la selección por nosotros. Last.fm además brinda servicios de difusión para artistas independientes (y después preguntan por qué las discográficas detestan internet) y una APi pública gracias a la cual, la mayoría de las aplicaciones de reproducción de medios pueden comunicarse con el sitio y enviar información sobre nuestros temas favoritos, así como recuperar datos para nuestra biblioteca de medios y hacer sugerencias basadas en la similitud de estilos. Pero la cosa no queda ahí, porque last.fm así como flickr, también funciona como red social ofreciendo la posibilidad de crear y participar de grupos. Además, teniendo en cuenta la ubicación especificada en nuestro perfil, el sitio de Audio Scrobler nos muestra una lista de funciones y espectáculos en nuestra zona. La única contra es que lo usé tres años de forma gratuita y luego se volvió pago. Sin embargo, creo que el servicio vale lo que piden.


No Buzz for me

Posted in Diario, Internet, Redes, software, tecnología by Martín on febrero 15, 2010

Era evidente que a estas alturas, Google Wave había dejado de ser la promesa de una nueva forma de comunicación para convertirse en otro playground de la empresa. Y yo me tomé el trabajo de ver todos los videos instructivos e incentivé a un par de amigos a usar la nueva plataforma para comunicarnos en una forma más interesante. Con esto último me refiero a dedicarnos a la actividad que más me gusta, compartir contenido con gente de intereses afines. No es cierto que todas las redes sociales son iguales. Facebook, por ejemplo, me parece una red atiborrada de bazofia que tiene poco para ofrecerme y, lo poco bueno que hay por allí viene de sitios o weblogs que ya conozco y frecuento desde antes o que ya forman parte de los feeds configurados en mi Google Reader.
Esto no exime a Google de prácticas sospechosas en cuanto a la privacidad de nuestros datos. Sin embargo, como le comentaba al Kana, siempre obtuve alguna herramienta interesante a cambio (Reader o Gmail, en el caso de Google, Flickr, en el caso de Yahoo), mientras no puedo decir lo mismo de otros servicios que siempre me resultaron espantosos.
De todas maneras, nadie de los que conozco se prendió en la idea de reemplazar mail por wave (que es lo que originalmente pretendían los muchachos de Google). Muchos están probando Buzz, que no es más que uno de los resultados de este campo de pruebas en línea. Sin embargo, puedo vaticinar que les sucederá a ellos lo mismo que a mí, al descubrir que tengo una carpeta más rebosando datos que no me interesan. Simplemente decidí dar de baja o “apagar” Buzz definitivamente y continuar fiel a mis plataformas tradicionales: Gmail, Google Reader, WordPress y, actualmente en etapa de migración Flickr (planeo pasar mis colecciones de Picasa al servicio de Yahoo, que ofrece muchas más opciones de privacidad y derechos sobre las imágenes).
Nadie puede negar que la inventiva de los laboratorios de Google es infinita, sin embargo yo siempre termino volviendo a los weblogs. Porque me gusta leer, porque detesto el reenvío de correos electrónicos y prefiero compartir feeds antes que llenar las casillas de mis amigos con misivas llenas de caritas y letras grandes y rojas, y porque los que aprecian (estén de acuerdo o no) las lecturas que propongo saben donde encontrarme y saben también que no los voy a llenar de spam. Las cosas que se me ocurren están aquí, se leen o no, según la voluntad de cada uno pero no andan agotando las cuotas de transferencias del ciberespacio con datos redundantes.
Es lógico que el gigante de la web quiera tener la mayor tajada en este nuevo fenómeno que son las redes sociales, pero yo por ahora prefiero pasar.


Tagged with: ,

The big F

Posted in Blogudeo, cultura, Diario, Internet, Redes, software, tecnología by Martín on agosto 9, 2009

facebookFEstuve perdido durante un par de minutos, dando vueltas, resistiendo las náuseas que me provocaba el ciclo sin fin aparente (cual “While True”) en el que se puede meter un usuario cuando quiere dar de baja su cuenta en Facebook.
Siempre hubo, en primera instancia, más razones para no darse de alta que para darse de baja luego de habernos suscripto. No vamos a caer en el discurso inocente de “yo no sabía que Facebook podía hacer tal cosa con mis datos”, cuando en el End User License Agreement que aceptamos lo dice claramente. Así que los señores de Facebook tienen derecho a hacer lo que se les antoje con los datos que amablemente les brindamos, y es legal (al menos por ahora).
En mi caso, siendo un web surfer compulsivo, decidí darlo de baja porque la cosa se me había hecho vicio. Y, si bien la gente con autocontrol puede lidiar con esto, yo no.
Sigo usando la mayor parte del tiempo para navegar la web, pero he recuperado los hábitos que había perdido. Es decir, me dedico nuevamente a revolver mi baúl de weblogs de tecnología, sistemas, literatura, etc. Costumbre sana, si bien se la mira, y que contribuye a mi quehacer diario (algunas veces me encuentro leyendo un RFC, cosa que no hice ni en la facultad).
Tuve que seguir un link que no se encuentra a simple vista en las opciones de configuración de perfil de la maldita red social, pero logré que me den fecha para la baja de la cuenta… Sí, leyeron bien, te dan “turno para una baja programada” ¿Por qué necesita Facebook dos semanas para programar una baja que se puede realizar con un par de sentencias SQL? Nunca sabré lo que estarán haciendo esas dos semanas con mis datos. Los estarán almacenando en un archivo de desertores, supongo, porque según el acuerdo aceptado durante la suscripción ellos tienen derecho a quedarse con todo lo que les di.
No es que Facebook sea el único que hace esto, seguramente con las búsquedas que han hecho Google ya tienen un perfil de cada uno de ustedes bastante bien formado, pero es la forma o los “modales” (por llamarlo de alguna manera) lo que más me molesta. La impunidad descarada de espetarnos en las narices un “Sí, te estoy robando ¿Y?…” cual funcionario argentino.
Así es que volveré a dedicarme más al blogging que al microblogging, más a la lectura (compartiendo el material con quien crea pueda interesarse) que a las redes sociales y más a compartir contenido que a publicar el estado de mis emanaciones corporales 😀

Liferea, Google Reader y Jaunty Jackalope

Posted in Blogudeo, Diario, gnome, Internet, Linux, open source, software, tecnología, ubuntu by Martín on julio 26, 2009

mate_macro_2Estoy preocupado este domingo che. No es para menos, la segunda tanda de mates viene saliendo bastante más fea que la primera y a mí el mate me comunica el estado de las cosas en el universo.
Los santafesinos no somos tipos supersticiosos, no vaya a creer, nada de que si andás con el “asunto” se te corta la mayonesa o cosas por el estilo, pero el mate es otro tema. Es prácticamente una herramienta chamánica heredada.
No tendremos Gualichos por estos días, pero un mate bien compartido nos puede conseguir gratas compañías.
Estando así de preocupado por el mal augurio yerbero, preferí hacer huevo en casa, y acotar las probables desgracias a la categoría de accidentes del hogar.
A recorrer feeds me dediqué, una actividad que me suele dar grandes satisfacciones, hasta que en un momento determinado sufrí la inclemencia de un corte de servicio de parte de mi ISP.
No es que haya sido una tragedia (de hecho no duró más de cinco minutos), pero ahí me di cuenta que en esta parte del globo, a la web 2.0 te la pueden prender y apagar cuando quieran, y esto puede complicarnos el acceso a los servicios que usamos a diario de manera transparente.
En mi caso, una de las herramientas que más utilizo es Google Reader. Pero si al momento de querer revisar mis feeds no dispongo de conexión a internet, no podré acceder al servicio.
Decidí luego de semejantes premoniciones, instalar un feeds reader local para contar con el material de lectura descargado, aún en esos momentos en que no tengo acceso a la web.
(more…)

Ghost VC

Posted in Internet, Redes, Sistemas, software, tecnología by Martín on julio 19, 2009

thankyouComo dicen los de Google, el navegador ES la computadora. Y si no pregúntenle a cualquiera que haya sufrido una pinchadura en el Internet Explorer ( 😛 ). El cloud computing se acerca a pasos agigantados. La virtualización sigue hacia adelante como desarrollo de punta y los sistemas operativos on line ya comienzan a hacerse ver. Como cuentas betas, o cuentas de prueba, sus apariciones esporádicas me hacen recordar a los días en que Google no era más que un rumor Geek en los pasillos de la facultad.
Parece que el sueño de la computadora de cien dólares de Larry Ellison se hará finalmente realidad.
Con el avance en el campo de las comunicaciones, la idea de entornos operativos en línea me parece más que interesante y atractiva, por no decir democrática. Si logramos vender una PC con un firmware que contenga un navegador actualizable, a un precio ínfimo, y a esto le sumamos planes de acceso a la red de redes cada vez más económicos gracias a la popularización de la tecnología (y la disponibilidad del IPv6), finalmente todos podremos hacernos al mundo digital con todos los beneficios y los desafíos que esto conlleva (sobre todo para los educadores).
Tanta introducción, tantos e interminables exordios (Diría el maestro Dolina) vienen al caso porque me resultó muy entretenida la propuesta de Ghost.

(more…)

A %d blogueros les gusta esto: