Keep Walking

Composición

Posted in Blogudeo, cultura, Dark Chest Of Wonders by Martín on noviembre 14, 2009

Tema: La palmera.
Alumno: Carlitos.
Año: 8 y chirolas 4º B
La palmera es una planta sencilla, lo único que quiere hacer es irse para arriba. No tiene ramas como el ceibo. Mi papá dice que a la palmera no le importa si uno tiene sombra para tomar mate, es una planta egoísta e inútil. Mi mamá piensa que la palmera es una cuestión de status, que no sé qué quiere decir. Entonces ella me explica que Clarisa, la vecina que se casó con un arquitecto se hizo un patio con una pileta enorme y puso palmeras por todos lados para que los demás sepan que tiene plata. Las palmeras me dan mucho calor en verano, a mí me gustan más los ficus que son más frondosos y frescos. Según mi maestra de biología, la palmera es un árbol perenne, o sea que no pierde las hojas en otoño. La palmera no cambia, sigue igual de aburrida todo el año. Mi tío Juan dice que la palmera es incapaz de renacer y que para el viejo Zarathustra sería un árbol tristísimo.
Mi primo José dice que la palmera se fuma, pero mamá dice que no me junte mucho con José porque es medio degeneradito. El primo Esteban, en cambio, es un tipo centrado. Está estudiando diseño y dice que las palmeras son decorativas y que no interfieren con la vista. Yo le dije que si uno se para bastante cerca de la palmera igual no ve nada y que desde donde yo la veo, adorna lo mismo que un poste de luz.
El tío Pancho, que es Técnico Constructor dice que las palmeras son buenas porque no tienen raíces para levantar las baldosas. El primo José, que justo venía de fumar en el fondo, le contestó que la palmera no tiene raíces porque es un árbol sin memoria, no sabe de dónde es ni de dónde viene y por eso le da lo mismo que la planten en cualquier lado, no tiene historias que contar, que es lisa y llanamente una porquería.
Cuando sea presidente voy a proscribir las palmeras. Proscribir es una palabra que usa mucho mi abuelo, igual que próstata. Significa prohibir. Lo que pasa es que el abuelo está enojado porque el vecino taló una palta para poner una palmera y ahora no puede comer más los frutos que encontraba tirados de nuestro lado del patio. A mí también me gustaba la palta, le habíamos colgado una hamaca de rueda de camión. No se le puede colgar nada a una palmera. Es como si la palmera no quisiera jugar con uno.
La tía Eulogia dice que en miami se usan mucho las palmeras, no como acá. Pero cada vez que sale con eso, mi papá le dice que por qué no se compra un pasaje a miami y no vuelve más. Entonces la tía se amarga. Papá dice que la tía es amargada porque está soltera. Pero yo estoy soltero y no soy amargo, tengo las lágrimas saladas y los pies con olor a queso y dulce de batata.
Mi amigo Pedro sacó el ombú que tenía delante de la ventana de la habitación y puso una palmera. Ayer nos pusimos a jugar al ludo y el sol me partió la cabeza. Yo le pregunté ¿por qué no ponés una persiana en esa ventana? Si seguimos acá se nos va a caer el pelo, le comenté. Entonces la mamá de Pedro me dice que las persianas no son estéticas, pero que van a poner un aire acondicionado de 4000 frigoríficos. Yo calculo que prender ese aparato debe ser como matar 4000 vacas. Para mí era más fácil dejar el ombú. Además, así no se puede andar en calzoncillos por la pieza. Es un árbol alcahuete la palmera.
No me gusta la palmera, pero la prima Eugenia que se viste muy bien ( y muy caro según papá) me dice que están de moda y que por eso las están poniendo en todos lados. A la moda le importa un cuerno el calor, por eso la gente de moda se junta a transpirar en la playa.
Es difícil escribir quinientas palabras sobre la palmera porque no tiene muchos detalles. Es como un palo con un penacho en la punta. Cuando crecen mucho uno no puede enterarse si sopla viento.
Eso es todo lo que tengo que decir de la palmera.
Buenas tardes.

Take care of all my children – Tom Waits


8 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Kana said, on noviembre 16, 2009 at 7:11 am

    Jaja, la puta madre. Cómo odio caminar por las veredas santafesinas con palmeras porque el sol me pega en la frente (como cuando me pegaban con las banditas elásticas) y es una cuestión de facto. O hay palmeras o nada.

  2. patricio said, on noviembre 16, 2009 at 8:46 am

    Estimado Martín, nunca una mejor descripción sobre las palmeras.
    Y espero que pronto le llegue el turno a los malditos crespones. Odio esos arbolitos simil-plástico que no dan un gramo de sombra!

  3. Eli said, on noviembre 16, 2009 at 11:28 am

    ¿Volvieron las musas? Lindo cuentito. Saludos.

  4. hielasangre said, on noviembre 16, 2009 at 1:46 pm

    *Kana: ¿No hay una ley municipal que dicte qué especies se deben plantar? Siempre tuve esa duda, aunque las vereditas del centro no dan para mucho. En éste último caso prefiero que no haya nada, la palmera sería molesta e inútil.
    *Patricio: El Crespón ES de plástico, las flores son de papel crepe, es una porquería de árbol también.
    *Eli: A veces van, a veces vienen, a veces las traigo a las patadas con un Jack Daniel’s y dos cubitos de hielo😀 . Saludos.

  5. Kana said, on noviembre 19, 2009 at 7:39 am

    No se si hay ley para eso aunque el sentido común dice que plantemos especies autóctonas.
    Lo que sí se es que si uno quiere plantar un árbol o pedir un cambio del mismo (porque puede estar podrido o muerto) se debe llenar un formulario y cumplir con requisitos burrocráticos que llevan años. Es por eso que la gente prefiere mandar hacha y plantar lo que se le raja sin pedir permiso o consultar. Hay culpa de ambas partes.

  6. adelita137 said, on diciembre 11, 2009 at 11:17 am

    No sé si sentirme triste con este comentario. La Palma real es el árbol nacional de Cuba. Cuando yo veo un valle lleno de palmas, anhiestas, orgullosas, resistentes, no pienso que son postes de luz, sino que las veo elegantes y majestuosas. En fin, son puntos de vista.
    Ese Carlitos del 4to B sabe lo que quiere, eh?
    AD.

  7. hielasangre said, on diciembre 14, 2009 at 10:55 pm

    A ver, Ade. Las palmas de Cuba son maravillosas, eso nadie lo discute, y si no preguntale a cualquiera de los que aquí comentan si no quisieran estar viéndolas personalmente😀
    En Santa Fe, la cosa es distinta. Aquí en el calor cenagoso del litoral preferimos algo que nos dé sombra para sentarnos a tomar mate.
    Carlitos no conoce las playas de Cuba, sólo suda en las calles sin sombra desde noviembre hasta abril😛
    Un abrazo

  8. adelita137 said, on diciembre 16, 2009 at 11:54 pm

    ¿Solo desde noviembre hasta abril?
    Una vez me preguntaron cuántos meses de verano hay en Cuba y dije: 12
    Hay un slogan que dice “Cuba es un eterno verano”… así que dile a Carlitos que se prepare si viene un día, jeje.
    Otro abrazo para ti.
    AD.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: