Keep Walking

No voy a hacer declaraciones

Posted in Diario by Martín on octubre 22, 2009

puenteArduas tareas me han mantenido ocupado estas semanas como habrán notado. Si a esto le sumamos una completa carencia de musas y le agregamos un poco de haraganería, bien puede explicarse mi ausencia por estos lares, incluso para tirar unas líneas al aire sin sentido alguno, como me dispongo a hacer ahora mismo (y aquí supongo que muchos irán cerrando el navegador, o redirigiendo su búsqueda a bitácoras más suculentas).
No les conté que hará unos once días estuvo el kana de visita por Santa Fe. Asistí sin poner excusas a todos los encuentros que se produjeron ya que pocas veces al año cuento con tan grata compañía. El nikkei en cuestión está bastante embebido ya en los aires porteños, gracias a ello pudimos exponer nuestras opiniones sobre temas de actualidad (porrón mediante) y confrontar ideas y sensaciones cada uno haciendo las veces de embajador de sendas capitales. Agustín estaba contrariado, le habían llamado gorila, y si bien es un tipo bastante peludo, desde el punto de vista ideológico no merece llevar tan obsoleto apodo. Esta experiencia me hizo llegar a entender un poco más de cerca las razones que exponen los habitantes de Capital Federal y, a su vez, yo traté de acercarle algunos puntos de vista que he recolectado de la gente del interior de esta gran bota (Santa Fe tiene forma de bota, por eso es fácil de encontrar en los mapas políticos, de las provincias sin forma no me acuerdo nunca). Los argentinos se pueden entender simplemente dialogando, en una mesa de café o en una ronda de cerveza, es imprescindible que no haya demasiado bullicio; un local bailable, por ejemplo, no es propicio para estas prácticas si bien es muy prometedor en comas alcohólicos, palizas de patovicas y probables actividades venéreas.
El domingo a la tarde decidimos sacar a pasear el nuevo artilugio mágico, la cajita para robar almas, una flamante Nikon D60 adquirida por Agustín. Así que me preparé una mochila con los elementos indispensables para la expedición: un mate, una bombilla, yerba y termo con agua caliente. Aquí me dejo caer en la tentación de expresar una grosería, la sombra del japonés parecía una seria insinuación fálica, dado el largo de las correas, el tamaño del objetivo y la escasa estatura del portador. Yo creo que más de uno habrá mirado dos veces y alguna que otra señorita habrá sido víctima de un triste desengaño.
Entre charlas, mates, clicks y otras cosas se pasó la tarde, que nos agarró ya oscureciendo por la Universidad Tecnológica. Hoy chateando con él me dijo que yo necesitaba minas. Más allá de la perspicacia del lector, la frase viene a colación de un viejo furcio que cometí en la librería de la facultad, unos cuantos años atrás. Resulta que me atendió una morocha que trabajaba en dicho negocio:

Flaca: “¿Qué necesitás?”
Yo:“Minas”
La convicción con la que lo dije probablemente pasó por lujuria, porque inmediatamente la muchacha me espetó todo su repertorio de carcajadas en la cara. El incidente quedó entre las historias de viejos compañeros. Yo no encuentro razones para semejante alharaca, peor hubiera sido especificar la consistencia del grafito. Podría haber dicho “Quiero minas blandas”, en cuyo caso la inescrupulosa detrás del mostrador podría haber interpretado que la desesperación me inclinaba hacia las facilongas.
No soy un tipo de costanera, debo reconocerlo, y al principio creí que mi rechazo estaba justificado cuando pasamos al lado de varios estultos que estaban cumpliendo el sueño santafesino entre el faro y el puente colgante. Este delirio onírico, que para algunos es la máxima aspiración que se puede tener en la vida, es un pariente bastante deforme del sueño americano. El sueño santafesino es comprar un autito, ponerle unas etapas de potencia, unos parlantes estridentes y enchufarle un pen drive con 458 temas de Leo Mattioli en formato mp3 comprimidos a un bitrate de 62 Kbps. Para colmar la paciencia, llega siempre un compadrito que se cree el salvador del pueblo, y conservando la pose, mostrando su estirpe de coreógrafo de tarima, te pone un peugeot al lado, con la misma resultante en lo que a calidad de sonido se refiere, pero con una colección de esos temas que ponen los DJ en los pocos boliches que he visitado (siempre bajo amenaza de desabastecimiento etílico y con promesas de amaneceres dulces) con una clara intención de inflamarme las gónadas.
No comparto el sueño del lugareño, aunque no por eso soy menos santafesino. A mí los autos no me llaman tanto (mucho menos Leo Mattioli). Es que a diario veo los embotellamientos en el centro-sur de la ciudad y la idea de tener un auto se me hace bastante estúpida. Veo un plano de Santa Fe completo y la idea me sigue pareciendo poco justificada, más aún teniendo en cuenta los gastos de mantenimiento del vehículo. Yo prefiero vivir en un lugar en donde pueda llegar caminando a todos lados y, a decir verdad, con un sistema de transporte más o menos bien pensado, Santa Fe puede recorrerse de punta a punta sin consumir demasiado tiempo ni dinero. Claro que exponer estos razonamientos al sindicato de transporte bien puede costarnos la cohesión de los huesos del cráneo.
Para terminar, debo declarar que este weblog rechaza rotundamente las propuestas maradonianas. Si el señor quiere una felatio, que la pague como todo el mundo, que a él no le cuesta nada. Antes claro, deberá recuperar el miembro que se llevó puesto aquel periodista del canal América.


15 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Kana said, on octubre 22, 2009 at 10:18 pm

    Que la devuelva para que la puedan seguir mamando…

  2. Jago said, on octubre 23, 2009 at 11:48 am

    …El sueño santafesino es comprar un autito, ponerle unas etapas de potencia, unos parlantes estridentes y enchufarle un pen drive con 458 temas de Leo Mattioli en formato mp3 comprimidos a un bitrate de 62 Kbps….

    No puedo evitar sentir admiración por este “pedazo” de texto… ni en mis mejores épocas podría definir tan brevemente “The Santafesino’s Dream”.

    Gracias !!!

  3. patricio said, on octubre 24, 2009 at 1:38 pm

    Estimado Martín, la verdad que tanto tiempo sin publicar, fue provechoso. Muchas verdades juntas y muy bien contadas. A saber:
    1° El sueño santafesino es tal cual. No solo de Santa Fe capital, también se da en otras ciudades y pueblos cercanos.
    2° También detesto profundamente el sueño Santafesino.
    3° Es un dolor de huevos caminar por la costanera un sábado o domingo por la tarde.
    4° Absolutamente cierta la afirmación de la innecesidad de comprar un auto, pero antes del transporte público de colectivos, prefiero la Bicicleta.
    5° Si, Kana es medio gorila. Lo digo por acá para que no se entere:D

  4. hielasangre said, on octubre 24, 2009 at 2:50 pm

    *Kana: Usted es un gorila, no hay nada que hacerle.
    *Jago: Gracias por el reconocimiento. Hagamos notar al mundo, que con las palabras correctas las definiciones pueden ser escuetas y completas al mismo tiempo.
    *Patricio: Sus conclusiones las habrá sacado el mismo domingo que yo (porque ahora que me acuerdo fue el domingo el día que anduvimos por ahí). Sepa que lo vimos caminando lo más campante y le gritamos “¡Pato!” y usted no se dió por aludido. En realidad, apenas lo susurramos modestamente a contraviento, es que no queríamos interrumpirlo vió…

  5. patricio said, on octubre 24, 2009 at 10:57 pm

    Martín, efectivamente la última vez que estuve por esos lugares fue un domingo de hace un par de semanas, volviendo a casa después de un asado.
    Y no, realmente no escuché tu saludo, seguramente por dos razones:
    1° esa música en estéreo de cumbia por un lado y bolichera por otro, lo hace imposible.
    2° Jamás pensaría que una persona como Ud. estaría en ese lugar. Es más me cuesta imagina que alguien con un poco de sentido común va a estar en un lugar como ese…

  6. Kana said, on octubre 25, 2009 at 8:56 pm

    Patricio, lo mismo pensamos de vos. ¿Será él? Como dijo Martín, no quisimos interrumpir la charla con la fémina.
    Pucha, debo ser un gorila bipolar porque a la hora de ir a las urnas termino votando al PSP😕

  7. patricio said, on octubre 25, 2009 at 9:41 pm

    Estimado Kana, bienvenido al mundo de los incomprendidos. Si aplaudís una medida progresista del gobierno, sos automáticamente tildado de ultrakischnerista. Si por el contrario, criticás alguna de las animaladas que hacen, sos un campesino golpista.
    Por cierto, los psp son tildados generalmente de gorilas😀

  8. hielasangre said, on octubre 26, 2009 at 8:55 am

    Además de gorila bipolar, botón ¿Usted no trabajará para la SIDE, Kana?
    Patricio, en su comentario anterior ¿está insinuando que el 75% de los santafesinos carecemos de sentido común?
    Como leí por ahí, Argentina es el país de los antagonismos, de los river – boca (yo no sé por qué fue tanta gente a un partido tan pedorrete). Si no estás de un lado, estás del otro. “a los tibios los vomitaré”, dice el libro sagarado de los católicos, para dividir las aguas de forma clara y precisa. A los que están en el medio, no les hacen mella tales declaraciones, porque en muchos casos son tipos pensantes que dejaron de jugar a los soldaditos hace tiempo.

  9. patricio said, on octubre 26, 2009 at 10:34 am

    Estimado Martín, yo no ando sacando porcentajes de sentido común de los pueblos. Solamente afirmé que las probabilidades de encontrarnos en un lugar como ese son casi nulas, resultado del producto de una probabilidad muy baja mía por una muy baja suya.

  10. hielasangre said, on octubre 26, 2009 at 5:42 pm

    Así expresado, como producto de infinitésimos, se entiende mejor. Gracias por la aclaración.

  11. Fabricio said, on octubre 27, 2009 at 12:17 pm

    La costanera, el tontódromo por antonomasia, tuve la desgracia de sufrirla durante años, mis padres viven por la zona y era ( por lo visto aún es) un suplicio entrar o salir del barrio, primero porque se armaban embotellamientos por todos los nabos que van a 20 km/h (atascos un fin de semana, sólo en Santa Fe), después porque corrías serio riesgo de resbalarte en tanta grasa cumbiera, un poco más allá tenías que ir con cuidado, no vaya a ser que algún émulo oligoneuronal de Valentino Rossi te diera con la motito comprada por el papi…
    En cuanto a lo del transporte, a mi se me ocurrio frecuentar una fémina del barrio sur y viviendo en el norte, no me quedaba otra que ir en auto o condenarme a 40 minutos de la bendita línea 16.. aquello era un sacerdocio.
    Me encanta leer tus críticas sobre la ciudad, porque te pasan las mismas cosas que me pasaban entonces. Me muestra que muchas cosas siguen igual y que sólo un santafesino puede entender esa relación amor-odio con su ciudad.
    Saludos

  12. hielasangre said, on octubre 27, 2009 at 12:57 pm

    “El tontódromo por antonomasia”. Sublime lo suyo, Fabricio. Apenas superado por “émulo oligoneuronal de Valentino Rossi”. Hacía mucho que no se lo veía por aquí. Mire que yo he tenido muchos amigos (y sigo teniendo) por la zona de Guadalupe, y sí, la línea 16 es un sacerdocio, sin lugar a dudas ¿Y se acuerda de lo que es esperar el colectivo, a la hora de la siesta, en los veranitos santafesinos?

  13. Fabricio said, on octubre 28, 2009 at 10:53 am

    Estimado amigo, soy un fiel seguidor tuyo, la mayoría de las veces en silencio. Pero hay temas, como el anterior, en los que me siento autorizado a opinar y si se quiere, aportar.
    Que si me acuerdo lo de esperar el colectivo, de pensarlo me pongo a sudar; toda la ciudad llena de palos borrachos, paraisos y platanos, todos de vasta sombra, pero en las paradas de colectivos, con suerte un paupérrimo ficus…

  14. Kana said, on noviembre 19, 2009 at 7:42 am

    Un ficus o una palmera…

  15. hielasangre said, on noviembre 19, 2009 at 5:54 pm

    O un Crespón…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: