Keep Walking

La Logia Porronera de Barrio Roma

Posted in Diario, Sociales by Martín on septiembre 29, 2009

kolschNo seremos grandes catadores, pero con el Trapo hace un tiempo que, aburridos del simplismo del “así somos, así nos gusta”, decidimos incursionar en terrenos etílicos menos explorados, reinos de cebada virgen y de maltas robustas que dejan improntas en el paladar, cual sablazos en batalla.
La falta de pericia nos ha llevado a realizar conjeturas de lo más descabelladas, de modo que quien nos escuche probablemente interprete que estamos hablando de un Malbec con té de Boldo, cuando en realidad estamos probando una espumosa Red Ale. Pero no se crean que todo el que expresa exóticas sensaciones en la boca es un catador. Porque nosotros no somos expertos, pero eso de “sentir el ojo del barril de roble en la cúspide sur del segundo molar”, no puede embelesar a los tomadores de porrón del Roma, no señor.
Pueden, sin embargo, recurrir a los caballeros de la Logia Cervecera, amigos de este weblog (en realidad no los conocemos, pero todos somos amigos después del segundo porrón), que podrán guiarlos de manera más certera en esta cruzada en pos del divino elixir.
El Trapo y yo tenemos por costumbre ir probando todo tipo de cervezas artesanales (algunas no tanto) y el aparentemente infinito rango de variedades no parece haberse reducido sino que, a medida que avanzamos, el terreno se hace más vasto. Hemos desarrollado, no obstante y aquí me atrevo a hablar por los dos, una sutil preferencia por las coloradas. Bueno, en el caso de Trapo la sutileza puede considerarse relativa, ya que se casó con una colorada.
La semana pasada, en ocasión de una cena a la que estaba invitada esta última, decidimos custodiar la prole (Matilda y Olivia) firmemente asidos a los vasos. Por supuesto siempre conservando el recato nos limitamos a dos porrones de tres cuartos de litro de costosa procedencia, por esa tonta costumbre que tiene uno de equiparar precios con calidades, mientras un viejo barbudo en Tennessee se prepara una olla del mejor whisky con un par de dólares. Los tomamos de a poco y acompañados de un par de pizzas, no es cuestión de apresurarse y empezar “ese poo es un amanerado”, “prefiero a poo y no al drogón de Mickey”, “peor es Minnie que nos salió tatengue”, etc.
ScotchLas cervezas en cuestión fueron dos Antares, oriundas de Mar del Plata. Primero destapamos una Kölsch que, como el sitio nos cuenta, es una variedad nacida en Colonia (Alemania) dorada y con un leve sabor frutado, una delicia un poco más espesa que las rubias a las que estoy acostumbrado pero de pasar suave, cremoso diría yo (y podría decir muchas cosas más pero en este momento estoy sobrio). Después cambiamos de pizza y de botella. La segunda víctima fue una Scotch Ale. Esta me gustó más, según el sitio es una cerveza color rubí (nunca tuve un rubí, pero convengamos en que es roja y punto), también tiene un fondo frutado y con un grado más de alcohol es algo más fuerte que la anterior. Igualmente es una cerveza muy refrescante, de espuma espesa y más robusta que la Kölsch. Esta última puede venir más al caso en días de verano, cuando se busca calmar la sed además de embriagarse.
Las dos variedades son altamente recomendables. Si son de los peleles que toman Brahma y bailan temas de Chayanne, les recomendaría que empiecen por la Kölsch, que es suavecita, las demás no son variedades que pueda tomar alguien que se pone una remera rosada.
Las cruzadas cerveceras son una aventura fantástica para el paladar, sea uno especialista o no. Hay que tener en cuenta un precepto básico: si vamos a probar distintas variedades, es recomendable empezar por las más livianas. Una Lagger, por ejemplo, es más liviana que una Red Ale (roja), que a su vez (aunque no siempre) suelen ser más livianas que una negra. Lo recomendable sería tomarlas en ése orden y, a no ser que estemos en una fonda piojosa, cuando se cambia de variedad se debe cambiar también de vaso (cuestión que no tiene la más mínima importancia cuando uno empieza a plantear la teoría de la relatividad, la conspiración de los Reyes Magos y las profecías de Tangalanga).

Somebody put something in my drink – Ramones


Anuncios
Tagged with: , , ,

9 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Kana said, on septiembre 30, 2009 at 9:15 am

    Ahhhh sí, estas cervezas están muy buenas. Acá hay algunos bares que venden Antares y fui a un bar Antares, aunque hay algunos desperdigados por la ciudad.
    La próxima vez que vengas haremos un tour Antares y/o cervecerías artesanales.
    Saludos

  2. Jago said, on octubre 1, 2009 at 4:06 pm

    Hace un tiempo vengo siguiendo tu blog, excelente realmente, me divierte leerlo y no porque sea una tira cómica justamente.

    Yo me di el gusto de probar alguna que otra cerveza, que yo no diria buena, pero al menos “rara”, tuve la oportunidad de probar una cerveza de origen netamente chino, el unico “defecto” echa en base a agua de arroz, no fue lo que yo llamaría una buena experiencia en cervezas chinas :D.

    A ver donde consigo una Kölsch, para este finde en Santa Fe, que con suerte, tenemos un lindo clima.

    Saludos !

  3. hielasangre said, on octubre 1, 2009 at 8:33 pm

    *Agustín: me enteré por el blog de la logia cervecera de la existencia de los bares Antares, estaría bueno probar una Scotch tirada, en vez del porrón. Lo tendremos en cuenta para la próxima excursión porteña.
    *Jago: Qué buena idea ¡Una tira cómica! 😀
    Las cruzadas cerveceras no siempre acarrean grandes resultados. Uno va probando y tomando nota mental (aunque en cierto momento las notas se vuelvan un manojo de insultos y cuestiones existenciales). No he probado cervezas chinas, pero aquí el compañero Kana algo sabe del tema.
    Acá entre nosotros, yo también frecuento tu weblog y te veo pinta de whiskero, así que obvia la Kölsch y arrancá con la Scotch nomás 😀
    Saludos.

  4. Kana said, on octubre 2, 2009 at 7:40 am

    Che, muy bueno el tema punkeke, nunca le dí bola a Ramones. ¿Algún disco recomendado?
    Muy bueno The Clash.

  5. Jago said, on octubre 2, 2009 at 8:38 am

    Tanto se nota? :D, voy derecho a la Scotch entonces !.

    Agregada a mi whislist.

  6. Eugenio said, on octubre 3, 2009 at 10:52 pm

    Realmente vale la pena gastar unos mangos con el objetivo de buscar nuevos sabores… siempre se pueden rescatar nuevas experiencias… y es una forma de alimentar el espíritu explorador que llevamos adentro.

  7. hielasangre said, on octubre 4, 2009 at 12:11 pm

    *Kana, el tema es del disco Animal Boy, de 1986. Por aquellas épocas Ramones era bastante mas punk que en las últimas.
    *Jago, sí, se nota. Pero no tiene nada de malo ¡Reivindiquemos el whisky!
    *Eugenio, compañero expedicionario, seguiremos en la búsqueda de los elixires divinos hasta el final de nuestros días. O cuando lleguemos al borde del mudo (porque todos saben que el mundo es plano y lo sostiene una tortuga gigante). Lo que suceda primero.
    Saludos.

  8. Galapagos said, on febrero 9, 2010 at 2:43 pm

    Muchas gracias por la mención y por leernos amigo hielasangre! por supuesto que despues de un chopp somos todos amigos! 😉
    Saludos de la Logia Cervecera!

    PD: Ahora tienen un Antares en Rosario asi que pueden disfrutar esas cervezas tiradas un poco mas cerca. 🙂

  9. Martín said, on febrero 9, 2010 at 10:35 pm

    ¡Grande Galapagos!
    No sabía de la existencia del Antares de Rosario. Estoy seguro que los muchachos pensarán en hacer una excursión a la brevedad 😀
    Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: