Keep Walking

¡Tomen eso Bumpus!

Posted in cine, Diario, Internet, Música, Videos by Martín on septiembre 14, 2009

Summer StoryDesde que tengo memoria, en mi familia hemos sufrido la falta de consideración de algún que otro vecino poco educado. Ya en mi casa de barrio Roma, en calle Tucumán, esto había llegado a su punto más álgido cuando en ocasiones tenía que ver a mi madre cruzar para espetarle severos improperios al camionero de enfrente porque se quedaba lo más pancho mientras sus perros destrozaban no sólo la basura, sino también cualquier pobre cachorro que pasara delante de ese maldito portón rojo y uno tenía que escuchar ladridos, aullidos y demás sonidos desesperantes surgidos de tales escaramuzas.
Es que los camioneros de enfrente eran un caso especial (todavía lo son, aunque yo ya no resida allí). Estos se dedicaban a traer camiones llenos de leña quién sabe de qué parte del noroeste, y con esto también traían todo tipo de alimañas (ratones, lauchas, víboras y arañas de todos colores y tamaños) que indefectiblemente aparecían cada tanto dando vueltas por tu casa. Ni hablar de la flota compuesta de dos vehículos de gran porte y sus correspondientes remolques estacionados en tu vereda, como si se tratase de su garaje (si no me equivoco esto está prohibido según las leyes del municipio, pero la policía que esta a media cuadra en la seccional cuarta tiene muy buenas migas con esta gente).
Para rematar el ejemplo de mala vecindad, estos señores se dedicaban a reducir su cargamento a pura motosierra, en cualquier momento de cualquier día. No, no son caprichos míos, ya los quiero ver a ustedes con resaca un domingo a las siete de la mañana sintiendo que le parten la ventana del dormitorio (porque a veces se les daba por hacer esto en el mismo acoplado que habían estacionado convenientemente cerca de tu habitación).
Las disputas siguen hoy en día, porque mis padres los siguen sufriendo.
Aparentemente al santafesino le creció la ciudad de golpe y como es medio pavote, no se da cuenta que estamos más amontonados que antes y que dadas estas condiciones se hace necesario respetar ciertas reglas de convivencia o nos vamos a terminar matando todos.
Otros casos bastante particulares son los departamentos. Hasta el año pasado yo vivía en un lindo departamento interno que tenía salida por Boulevard Pellegrini. Apenas me mudé yo todavía trabajaba unas diez horas al día y, francamente no andaba con ánimos como para que me interrumpan el sueño. Sucede que me tocaron en suerte dos vecinas, en el departamento enfrentado al mío, ambas estudiantes muy simpáticas ellas y muy jocosas. Al principio me cayeron bien, dos gringas gigantes de no sé qué lugar del interior (tengo mala memoria para la geografía, apenas retengo unas tres ciudades). El tema es que tenían por costumbre acostarse muy tarde y, por las noches, tenía que soportar sus risotadas campechanas y sus alaridos símil karaoke hasta horas en las que ya se me hacía difícil conciliar el sueño. Para variar, escuchaban al piojoso de Ricardo Arjona, muy querido entre el público femenino de bajas expectativas intelectuales.
Una noche salí en pantuflas a golpearles la puerta (no sin antes reunir un poco de valor, las gringas eran grandotas y una sola me podía dar vuelta la cara de un bife) y a invitarlas bajar un poco el volumen. Y me hicieron caso, por esa vez. Un tiempo más adelante, reincidieron en su actitud molesta.
Como yo me levantaba temprano ya que me gustaba desayunar y darme una ducha antes de salir, arremetí en un contraataque estruendoso. Desayuné, prendí la computadora equipada con un amplificador y dos bafles blaupunkt, subí el volumen, puse el Fear of the Dark y entré a darme una ducha lo más tranquilo mientras Bruce Dickinson gritaba como un gallo anunciando las seis de la mañana.
No tuve que insistir mucho, la guerra duró poco y ya un par de días después se notaba que se había impuesto la tregua y un acuerdo tácito acallaba los ruidos antes de las doce de la noche, suficiente para mí.
Mi mala suerte me ha seguido hasta aquí, debo decir con mucho pesar, ya que la vecina de mi nuevo departamento al parecer también se acuesta tarde. Sin embargo, probablemente aquí no quede otra que el diálogo y la mediación, porque esta mujer también se levanta temprano. Es de poco dormir, una Bernardo Neustad en femenino (un poco más rellenita quizás y algo más joven, si se puede ser más joven que la muerte).
¿Aprenderemos los santafesinos a convivir antes o después de tirarnos cosas por las ventanas y enfrentarnos a faconazos por los pasillos? Sólo el tiempo lo dirá.
No quiero extenderme más porque el tema da para largo. Pero no puedo irme sin dejar una referencia a un artículo que encontré en el querido Taringa. Para todos aquellos que mantienen vivo el espíritu de la batalla. Para todos los Mr Parkers que se enfrentan a los Bumpus de al lado vitrola en mano. Existe un CD muy práctico que resulta ser el Patriot de las armas sonoras. Lo han denominado Venganza y contiene 20 tracks que harán temblar al enemigo, o bien lo dejarán al borde del manicomio, esgrimiendo la humillante bandera blanca tras la ventana.
Podemos ir a pasear por ahí y dejar una puerta golpeándose una y otra vez como entregada al capricho de un viento inexistente, poner un obrero imaginario a trabajar con un taladro, exultar sonrisas mientras un niño practica con un tambor de juguete o trata de realizar escalas en un violín calamitoso. Incluso podremos simular un embotellamiento de transito en nuestro departamento, algo muy surrealista por cierto.
Sigan el enlace, pequeños camaradas, y no se rindan. El enemigo se retorcerá en sus trincheras antes que hacernos retroceder un sólo paso.

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Eli said, on septiembre 15, 2009 at 10:51 am

    Lindo lo de las pantuflas, pero yo que vos hubiera ido con unas Caterpillar (creo que ese día las niñas perdieron el poco respeto que te tenían ja!, ok, después te reivindicaste, ay que orgulloso que sos!). A lo que me refiero es que las Cat dicen “¡Con eeestas les voy a pegar taaantas patadas en sus pálidos c…!”, en cambio las pantuflitas dicen “Soy un viejo chocho (reemplazar “ch” por “t”, la 2da. “ch”, sino quedaría “toto”, ay Dios, hay que aclarar todo che!) que perdió la alegría de vivir, y con eso la posibilidad de que me presenten alguna linda amiguita suelta”.
    Bah, tenelo en cuenta para la próxima. Va con onda (pero nunca se aclara con cuál ¿viteh?). Saludos a tus pantuflas.

  2. hielasangre said, on septiembre 16, 2009 at 12:13 am

    ¡Epa! Hasta viejo Gagá te lo acepto, pero lo de toto se te habrá escapado.
    ¿Vos te levantás al baño y te calzás las caterpillar? Yo no, a mí mis pantuflas me gustan che. Y lo de la amiga es al cohete, lo único que falta es que la tenga que acompañar a ver al gilastrún de Arjona y encima las tenga que llevar a las vecinas, peor aún escucharlas y verlas tirar una que otra prenda íntima con dedicatoria…
    Bueno, si vamos a ser sinceros estoy un poco toto. Si tenés una amiguita tota para presentar, se agradece😀

  3. Eli said, on septiembre 18, 2009 at 5:40 pm

    Abuelo, bienvenido al Club de los corazones/calzones solitarios😉

  4. Kana said, on septiembre 21, 2009 at 5:34 am

    Bueno, yo no tengo una motosierra al lado de mi casa pero tengo un “¡basta, dejá el cinturón!” y “¿sabés qué? ¡no te soporto más!”. También del mismo reducto, los días domingo a las 12 del mediodía casi siempre me viene una oleada de reguetón matizada con Cristian Castro y Chayanne. A todo ésto le sumamos timbrazos cada treinta minutos en el otro departamento de al lado y algún hijo de puta a altas horas de la madrugada que toca timbre en todos los departamentos del primer piso, de la A hasta la H, y a veces lo hace con insistencia (debe tener los porongos muy llenos o está en pedo).
    ¡Igualmente, me tomo una garompa y todo me chupa un huevo!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: