Keep Walking

El libro electrónico

Posted in Diario, hardware, Internet, Literatura, software, tecnología by Martín on mayo 10, 2009

sony-laytest-ebook-readerLos monitores CRT (de tubos de rayos catódicos) han ido mejorando con el tiempo, pero siguen siendo un atentado contra la visión de los que nos pasamos literalmente todo el día frente a la computadora.
La lectura de documentos desde un monitor CRT, cansa la vista en extremo (esto no quiere decir que te vas a quedar ciego, ni que vas a sufrir un desgaste directamente relacionado con la exposición al monitor, no exageremos), pero este tipo de pantallas presentan principalmente dos problemas. El primero es la velocidad de refresco de la imagen, o sea cuan rápido se dibuja una instancia de la pantalla. Si la velocidad es muy lenta, captaremos un parpadeo en la imagen que se vuelve muy molesto después de unas horas o minutos. Dicho problema no se puede eliminar, es un defecto inherente a los CRT. Se puede sin embargo reducir el impacto visual al aumentar la velocidad de refresco, pero aunque tal velocidad sea suficiente para no ser conscientes de ella, aunque nosotros no alcancemos a enterarnos que la pantalla se está dibujando una y otra vez, el ojo lo percibe igual y el cansancio se produce igualmente, aunque quizás nos de algo más de tiempo.
El segundo problema es de naturaleza evolutiva. Tanto el ser humano, como cualquier animal sobre la tierra, posee órganos visuales que han evolucionado para percibir la luz de forma indirecta (por eso molesta cuando miramos el sol). Discernimos un objeto de otro por la luz que refleja. Los monitores CRT son fuentes de luz directa, aunque trabajando el contraste el efecto también pueda reducirse, simplemente no es natural mirarlos, como no es natural quedarse mirando un foco encendido.
Menos mal que ahora tenemos los LCD al alcance de la mano ¿No?
Bueno, no del todo.
Verán, los LCD eliminan sólo uno de los problemas (aparte de ser muy estéticos, pero eso sólo les importa a las mujeres, los diseñadores y los arquitectos) el de la velocidad de refresco. Pero el tema del contraste de las fuentes de luz sigue presente. Si reducimos la intensidad de la fuente de luz (en este caso el LCD) vamos a tener que bajar la luz ambiente, si la subimos, lo mismo debemos hacer con las luces de la oficina, para lograr una armonía entre lo que tenemos delante de los ojos y el resto del lugar. Obviamente, una conciliación entre estos dos aspectos es imposible, y si no me creen, prueben.
O sea que para los que nos pasamos horas leyendo papers en la máquina, el LCD es sólo un poco mejor, pero no es la panacea.
¿Existe una tecnología que pueda hacer lo que estas dos no?
La respuesta es sí, y tiene años de desarrollo pero está pasando estúpidamente desapercibida.
Si bien en Europa la gente está empezando a acercarse a ella, todavía falta mucho tiempo (al menos a esta velocidad) para que la demanda sea suficientemente fuerte y la producción se dispare junto con la competencia para que yo (que al igual que usted, soy un pelagatos sudaca) pueda comprar uno.
Libro electrónico es un término ambiguo, ya que generalmente se usa para denominar tanto al formato, como a la obra individual e incluso al dispositivo utilizado para leerla.
Para dejar las cosas claras, yo llamaría Lector de Libros Electrónicos al aparato, y Libro Electrónico a la obra, dejando de lado el formato del libro ya que este bien puede presentarse en un formato específicamente desarrollado, o en otro ya conocido, como el PDF.
Los Lectores de Libros Electrónicos cuentan con un display (generalmente no más grande que el tamaño de una hoja de un libro de bolsillo) desarrollado específicamente para emular el papel y la tinta convencionales.
Elimina el problema del refresco (en realidad trabaja con una velocidad de refresco lenta, pero a los efectos de la lectura es óptimo) y trabaja con luz indirecta, digamos que es lo mismo que estar leyendo un libro.
La ventaja es que es un medio digital, podemos incorporar contenido multimedia en las obras, podemos descargar cientos de miles de libros desde la web para leerlos cómodamente en cualquier lado. El dispositivo es confortable, portátil, ahorra espacio y, por sobre todas las cosas, papel.
Muchas veces he visto en el trabajo gente imprimiendo resmas y resmas de libros y apuntes simplemente porque leerlos desde el monitor les quemaría el cerebro (a algunos el sólo hecho de leer les achicharraría las neuronas, pero ése es otro tema). Entonces, pensemos qué pasaría si los gobiernos, en vez de diagramar canjes de automóviles para el pequeño burgués (a los que nunca voy a poder acceder) interviniera dándole un empujoncito a una tecnología que está destinada a cambiar el mundo. Si todos pudiéramos acceder a un libro electrónico y cargarlo en las bibliotecas online como cuando paramos a cargar nafta en el auto, si las imprentas dejaran de comerse a tarascones los bosques del norte, si el Amazonas pudiera recuperar hectáreas, si pudiéramos sentarnos en el consultorio y mientras esperamos al doctor leer algo de Mario Benedetti, de Friedrich Nietzsche o el Eternauta. Si lo único que necesitara tu hijo para tener todos los apuntes que necesita desde el primer año hasta el último de su educación fuera un aparatito de no más que un par de pulgadas y no cien kilos de papel por año (que además cuestan sus buenos pesos, no me olvido de lo que sufrían los viejos cuando veían los precios de los manuales que había que comprar cada año que empezaba).
Ecología, Economía y Cultura.
Todo en una tecnología llamada Tinta Electrónica, o Papel Electrónico, y se nos pasa adelante de las narices mientras compramos un iPhone (que tiene la misma utilidad que una piedra con dibujitos).
El precio de un eBook Reader en Europa ronda los 250 o 300 euros. El precio puede ser razonable para un Español o un Aleman, pero para un Argentino eso es un sueldo entero (o más).
Esperemos que la gente que puede pronto abrace esta tecnología, por el bien de todos, y por egoísmo, porque estoy buscando precios desde hace un año y todavía me resultan caros. Yo no ando corriendo atrás de una Notebook, ni me interesan demasiado los teléfonos celulares de última generación, no me desespero por comprarme un Netbook ni quiero tener un GPS en el reloj (tampoco tengo reloj). Lo único que quiero es un eBook Reader. Así que compren che, a ver si me desinflan un poco el precio caramba ¿Es mucho pedir?

Enlaces:
Libro-e – Wikipedia
Libro Electrónico color lanzado en Japón
El libro electrónico y el desafío para el mundo editor
En 2015, el libro electrónico copará la mitad del negocio editorial
El polimorfo Libro Electrónico
Libro Electrónico – Mundo Geek
La tinta Electrónica – Este fue uno de los primeros artículos que leí del tema, y lo trata un oftalmólogo. Una lectura muy recomendable.-

6 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Kana said, on mayo 10, 2009 at 10:21 pm

    ¡Eso lo inventaron en Star Trek!

  2. hielasangre said, on mayo 10, 2009 at 11:52 pm

    Exijamos la implementación del tricorder😀

  3. Carolus said, on mayo 11, 2009 at 6:26 pm

    Aquí os dejo abrir un e-libro muy útil para que lo miréis, se llama El Gran Juego, de C. Martín Pérez.

    http://www.personal.able.es/cm.perez/comentarioslibros.html
    http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_GRAN_JUEGO.pdf

    Se trata de un libro de estrategia, ya sea política, militar o de marketing, pues inclusive en la actualidad se dice que emplea en las carreras de empresariales o derecho. Con lo que veas se puede practicar mucho sobre estrategias, autocontrol, PNL, lenguaje verbal y corporal, liderazgo, seducción, manipulación, persuasión y lucha por el poder.

    Saludos.

  4. Jorge said, on mayo 14, 2009 at 2:26 pm

    ¡Yo también quiero uno!
    Coincido en que este aparatito debería ser una más herramienta que un “gadget”.
    Ah, y a “Ecología, Economía y Cultura” agregaría Salud… la mochila super-cargada de libros/apuntes es el némesis de los hombros y espalda.

  5. hielasangre said, on mayo 14, 2009 at 3:38 pm

    Carolus, gracias por la recomendación, lo tendré en cuenta en cuanto me consiga un ebook reader (no aguanto muchas horas leyendo libros delante de mi crt).
    Jorge, welcome back😀 . Por fin alguien que entiende lo que quiero decir. Ya nos darán la razón, no te preocupes.
    Saludos.

  6. […] Mientras tanto nos queda la esperanza, o la súplica a la industria del libro para que abrace las nuevas tecnologías de forma menos traumática que la de la música. Es paradójico, justo cuando me dispongo a echar […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: