Keep Walking

¿Esa es mi bombilla?¡Chatumá!

Posted in Blogudeo, Diario by Martín on diciembre 16, 2008

bombillaHay personas que no tienen respeto por la propiedad privada. Bueno, yo tampoco. De hecho, la propiedad privada me chupa un huevo, pero hay hitos, marcas, límites que uno no puede pasar. Simplemente no está bien. Por ejemplo, uno no puede prestar el cepillo de dientes, o la maquinita de afeitar, no señor.

La bombilla del mate se comparte con mucha gente, es cierto, pero no es de toda la gente, es de uno y punto. La bombilla es un elemento que va en contra de todas las reglas de asepsia que conocemos y nos importa un carajo porque sin el mate no tiramos más de medio día.

El tema es que cuando uno termina la jornada, vacía el mate, lo enjuaga un poco y lo deja ahí, en el escritorio, donde espera encontrarlo a la mañana siguiente, siempre listo para el combate. Ahora bien, a más de uno le habrán afanado la viandita de la heladera (siempre hay un hijo de una grandísima puta que lo hace sin sentir el mínimo remordimiento) y es algo bastante feo, claro. Pero imaginen ustedes lo que me rompió las bolas a mí, llegar un día y encontrar mi mate sin bombilla.

Fué casi como vivir un secuestro express. Días buscando a mi preciada bombilla de acero (once mangos me salió) y todo el tiempo estuvo ahí, en el mate de la perpetradora, que no se dió por aludida (si, claro. Zorra matera…) mientras nos veía ir de escritorio en escritorio, tratando de averiguar el paradero del indispensable elemento.

No es que yo sea avaro, no. A mis compañeros de conmega les dejé una bombilla similar, un mate de ñandubay y un termito de litro, todos artefactos que yo había adquirido. Pero me despojé de ellos desinteresadamente, sin mucho preámbulo. Meses después, en una escueta pasada por el centro de cómputos, vería que el mate de madera de ñandubay cumplía la función de lapicero, cosa que tampoco me importó más allá del gusto a lapicera bic masticada que se sentía siempre en el último sorbito.

Como les contaba, todo sistemas estaba buscando la bombilla. Mientras tanto nos conformábamos con una bombilla prestada, salida del fondo de algún cajón. Esas bombillas con gusto a olvido añejo (lata, tierra, óxido, plomo) no son reemplazo para el delicioso cultivo de gérmenes frescos que crece en la costra de yerba y baba podrida encallada en esa curvita que hace nuestra bombilla antes de aplanarse.

Esta tarde estaba sólo, monitoreando unos procesos (no le digan a nadie que eso quiere decir “rascándome un huevo mientras las computadoras trabajan”) y decidí prepararme unos amargos. Cuando me acerco a la mesa de suministros materos para colocar yerba en el mate, la veo asomar el cogote entre la yerba rancia de un mate mañanero ¡Eepa!¿Hace cuanto que estás ahí pidiendo auxilio en silencio? Un momento… Yo conozco éste mate ¡Hija de Púu! Te hiciste la boluda, te regodeaste en tu verde crueldad mientras sorbías a hurtadillas nuestra desesperación.

Ahí nomás hice el cambiazo de bombillas. Dejé la vieja en lugar de la nuestra (no sos vos, le dije, soy yo) y me fuí a lavar mi sorbete de acero a la cocina. Acto seguido, comencé nuevamente el infeccioso arte de formar la costra de yerba y baba podrida, mi costra carajo.

“Tienes que querer consumirte en tus propias llamas. Sin antes haberte reducido a cenizas, ¿cómo renovarías tu ser?” (Así habló Zaratustra; Friedrich Nietzsche).

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. emi said, on diciembre 17, 2008 at 9:01 am

    jaja tene cuidado con los personajes que habitan en vivienda, por las dudas metela en lavandina.-


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: