Keep Walking

Snowtour Meeting 08/08

Posted in Diario, Sociales by Martín on agosto 30, 2008

“…riing riiing…”
M: ¡Hey trapo!
T: Marti ¿Cómo nos vamos a lo del Emi?
M: Ah, cierto que no tenés el auto.
T: No tiene baterías. Me estaba por cargar el UPS de servicios sociales pero iba a quedar medio grotesco en el baúl del pantera.
M: Se, aparte con 500 kilos en el culo ibas a venir haciendo wheelie. Mirá, tenemos dos opciones. Tomamos el 16, nos deja en costanera y caminamos para el oeste cruzando la vía y demás. O bien nos vamos hasta el Estación Recoleta y nos tomamos el 8, nos bajamos en la Grido y caminamos tres cuadras. Demás está decir que la primera opción implica un pronóstico reservado para el ojete, quiero decir que cruzar la vía te puede costar el orto…
T: Bueno. Tomamos el ocho.
M: El culo te abrocho.

Dicho y hecho, nos tomamos el ocho y nos allegamos a lo del Emi.
Ya estábamos todos excepto el Leo que llegó relativamente a horario (a su horario, unos 15 minutos tarde), así que nos pedimos unas pizzas. Ibamos a pedir cinco y el Emi dijo “pero miren que Esteban no viene”…Rodrigo lo miró y dijo, “Pero yo tengo hambre”, a lo que yo agregué “Yo también, mucho hambre”. “Ok, pedimos 5 entonces”.
Con Ulises y Maxi nos fuimos a comprar porrones y Coca. En el camino discurrimos acerca de trabajo, proxys y restricciones de navegación, chateo y descarga de contenido multimedia (temas muy propicios para una reunión de viernes…). Las opiniones resultaron ser encontradas. Yo pensaba que hay que agrandar el caño y no restringir nada, o bien (en caso de no poder acceder a un ancho de banda mayor) restringir sólo el streaming de video y quizá el de audio (radios vía web) que son los que asesinan el bandwidth, pero no la mensajería y el correo (que trabajan casi en texto plano, sin impactar profundamente en el tráfico). Maxi opinaba que hay que cortar todo, ya a la mierda. Ulises rogaba para que lo que yo estaba comentando no fuera una resolución gubernamental. Pero claro, acá los roles eran obvios. Yo, veía las cosas desde el puesto de administrador de sistemas (me preocupa la carga de los equipos), Maxi lo veía desde el lado del empleador y Ulises… bueno, Ulises estaba feliz de tener su propio proxy.
Pedir 5 pizzas fué un exceso porque a duras penas pudimos con cuatro.
Rodrigo aprovechó la ocasión para hacer pública la segunda dulce espera. La cosa viene reñida, Trapo lleva la delantera pero Rodrigo no se quiere quedar atrás así que le dió matraca duro y parejo para achicar la diferencia ¿Quién va a llegar primero al tercero? Ojo que el Leo también se prendió a la carrera reproductiva…
Esto me hace acordar que esta semana fuí a la clínica de mi Hermana, con Batata, y en la puerta había dos pendejos del orto corriendo, saltando y rompiendo mucho los huevos mientras la madre se rascaba la veterana argolla. No pude evitar que, estando a tres metros de la señora madre, se me escapara el sutíl comentario “¡Por Dios, que nunca se me pinche un forro!”. Pero claro, no es el caso de los muchachos arriba mencionados, que seguro tendrán a bien educar correctamente a su prole o bien, aplicar un par de contundentes zamarreos correctivos.
El diálogo fué constante, como un arroyo que fluye (un arroyo sucio, lleno de pelotudeces), y muy entretenido.
El leo se encargó de tirar a la mierda todos los planes que Emiliano tenía para cambiar el auto, más o menos de la siguiente manera:

E: Tengo pensado vender el Palio. Me voy a comprar un pipiripipi.
L: Nuuu. Ese auto es una verga, a 100 Km/h se desarma.
E (con cara de ilusión rota): ¿Y qué me puedo comprar entonces?
L: No seas gil. Te estirás diez o veinte lucas más y te comprás un Honda…

Si no fuéramos amigos, Emiliano le hubiera hecho una enema de porrón caliente.
Terminada la cena, pasamos a la sala de video a ver la recopilación de la estadía en Bariloche y el Snow Tour 2008. Muy bueno el videíto que se armó el pibe, aunque todos quedamos con ganas de ver más palos. O sea, queríamos verlo a Emiliano partirse la crisma, no les puedo mentir. Pero resulta que gran parte del material debió ser truncado, debido a los melosos comentarios departe de un snowborder que le dedicaba a su novia ausente hasta el pedo que se rajaba… Un camarógrafo bastante Lamer…
En fin. Estuvo todo muy bueno. Revisamos los rayones delatores de la tabla que indican que para Pro todavía falta un poco, y se volvimo.
Un detalle triste es notar cómo cada vez que nos juntamos recordamos hazañas pasadas, una clara señal de que ya pegamos la vuelta.

Si quieren ver más imágenes (¡¿Güaaay?!), remítanse a éste espantoso álbum.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: