Keep Walking

Blogochoreo.

Posted in Diario, Música by Martín on octubre 7, 2007

Me despierto a las nueve y me doy cuenta de que me dormí con el televisor prendido. Alarmado, lo apago y sigo durmiendo. Mientras vuelvo a conciliar el sueño (una extenuante labor de unos cinco minutos) escucho a la gata que, aburrida ella porque yo duermo todo el día, se dedica afanosamente a tirar al piso todo lo que encuentra en la repisa. Me chupa un huevo, después junto lo que todavía sirva y lo que no, lo tiro.
Me levanto a eso de las 12:30.
Otro día de esos en los que me pongo a escuchar a Calamaro en un estado de pseudo hipnosis, tomando café con leche en ojotas (en ojotas yo, no el café, se entiende) mientras me impregno del olor a brasa y asador que entra al departamento por todos lados porque a Yanina (la vecinita de abajo) se le ocurrió hacer asado. La próxima vez me voy a invitar sólo y le voy a caer con un tomate (que está caro che) y una hoja de lechuga.
Me siento en la máquina (más precisamente delante de la misma) con mi taza y mi paquete de sonrisas y me dedico a blogudear por ahí. Paseo un poco por los blogs amigos. En general, hay poca producción, salvo en el blog que nunca duerme, o bien duerme, pero sueña con Okinawa.
“¿Qué está pasando? Algo está cambiando…” canturrea Andrés en su Nunca es igual.
Leo, leo y leo, pero no dejo ningún comentario. Esto de llegar tarde a los posts y dejar un mensaje miserable colgado abajo del décimo segundo no me hace gracia.
Me arden un poco los ojos. No creo que sea el alcohol.
Anoche me dí una vuelta por El Potrero, con otra potencia bloguera.
Sigue casi todo igual, gracias a Dios, salvo que entre los concurrentes no ví ninguna cara conocida. La gente se va tornando ligeramente más joven, o yo ligeramente más viejo.
El amarok me sugiere un par de temas de Sabina ¿Por qué no? Los agrego a la lista de reproducción. Hoy es un día sabinesco, como casi todos los domingos.
La semana estuvo muy rara. Un reencuentro en un lugar poco oportuno me dejó un mensaje indescifrable que todavía mastico. Apenas un día después, las oportunidades me dicen que todavía existen, pero yo sigo igual de pelotudo. Dos cuestiones inconclusas se empeñan en volver, alguien les va a tener que pegar un tiro en la cabeza porque ya se están tornando una molestia más que grande.
Sigue Joaquín cantando, ya metí la discografía entera.
Sale más fuerte el sol, cierro más las cortinas.
Me está picando el bagre, me voy a preparar algo de comer (apenas son las 14:10), recién estamos llegando al mediodía en mi reloj dominguero.

Anuncios
Tagged with: ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Sakura said, on octubre 10, 2007 at 1:35 pm

    Mmmmm…. eso de dormir hasta las 12 suena como la Tierra de Nunca Jamás… seguro cuando viva sola lo lograré, hasta mientras mi madre y mi laburo en fines de semana se encargan de recortar las horas de sueño… una ca…..

    Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: