Keep Walking

Que porquería es el glóbulo!

Posted in humor, Literatura by Martín on marzo 7, 2007

Hace ya un tiempo, cuando trabajaba en una antigua corporación esclavista, y aún no habían suprimido todos nuestros derechos ni nos habían dejado incomunicados con el mundo exterior, todavía se podía revisar el correo electrónico. El pibe L (seguimos con la norma Kana de notación), un entrerriano macanudo (la cagué con la protección de la identidad, es que este paranaense cebaba los mejores mates que tomé hasta ahora, un capo); el pibe L, les decía, me mostró un mail que recibía de una lista de literatura o algo así. Allí fue que vi citas de éste libro: “¡Que porquería es el glóbulo!”, de José María Firpo. El libro consiste en una recopilación de redacciones, papelitos incautados, respuestas a exámenes de alumnos de distintos colegios, algún que otro grafitti y demás.
Cito aquí algunos fragmentos muy graciosos:
Consigna: ¿Qué seré cuando llegue a hombre?
Respuestas:

    mecánico tornero 4
    carpintero 3
    juntar papeles 3
    maestro 2
    albañil 2
    pintor de paredes 1
    empleado de la Aduana 1
    taximetrista 1
    milico 1
    jugador de Peñarol 1
    plantar verduras 1
    basurero 1
    aprendiz 1
    barquillero 1
    bolichero 1
    enfermero 1
    escribano 1
    frankfurtero 1
    portero de una cancha de fútbol 1
    canillita 1
    vendedor de agua en el cementerio 1
    portero de la escuela 1

Frases sueltas (palabras indicadas):

    —Yo conozco una muchacha muy churra que es chorra
    —Conozco un hombre que trabaja de desocupado.
    —Yo tengo una vecina que tiene mucha necesidad.
    —A veces yo tengo el ombligo limpio.
    —Ayer estuve pensando una hora seguida.
    —Mientras no llueva hay esperanzas de que no llueva.
    —Un niño dijo: “Muchachos, vamos a dejarnos de joder que ya hicimos bastante gimnasia”.


Cuando yo era chico:

—A mi me pasaron cosas grandiosas. Cuando tenia dos años me caí adentro de un pozo y me mojé todo. Cuando tenia cuatro fui a ver qué había adentro de una olla y me tiré toda el agua caliente arriba del cuerpo y me llevaron al hospital. A los cinco años me corté con un cuchillo. Una vez me pelié con un grandote y me rompió un ojo a trompadas. Otra fui buscar hielo y al cruzar la calle un auto me pisó. Otra vez que le estaba sacando higos a un italiano que vivía al fondo de mi casa, se rompió la rama y me di un golpe. Yo tengo recuerdos bellos de mi niñez.

—Un día yo fui a la casa de mi tía en Paysandú, y al llegar al río Negro, el ómnibus subió a una balsa, y al bajar caminamos una cuadra y seguimos viaje y llegamos a la casa de mi tía. Después que la saludé empezaron a venirr las otras víboras que viven con ella.

—Cuando yo era chico me daban la mamadera, pero un día yo dije: —”Ya sos grandecito para tomar la ma¬madera. ¿Cuándo la vas a dejar?” Y entonces no tomé más. De chiquito yo era muy sinvergüenza, según dice mi mamá. Pero ahora ya no me cago en la ropa ni tomo la mamadera, y por eso no doy tanto trabajo.

El átomo y la bomba atómica:

—El átomo tiene alrededor como unos botoncitos que giran a una velocidad muy arriba de la anormal.

—La bomba atómica la hacen los sabios; se encierran adentro de un cuarto y colocan unos átomos dentro de una bala y esperan.

—Un átomo está compuesto de electrones y brotones.

—Si en este país tiran una bomba atómica, cuando se va el humo se ve solo un campo, y si uno va y pisa, se muere electrizado. Esa bomba es mas cara que dos aviones. La hacen en fábricas donde se pasan haciendo esas cosas.

—Un átomo es más chico que un microbio, me parece.

—Las moléculas son tan chiquititas que hay que mirarlas con telescopio.

—Un suponer, yo no puedo ir a una farmacia o a una fábrica y pedir que me vendan átomos; cuestan mucha plata, y aquí no tienen para vender; y además ¿para qué los quiero?

El sol y la luna:

—Para llegar al sol se demoran como 80 años y eso que uno va a 200 kilómetros por hora; y uno, si se pone a ir, se aburre, y a lo mejor, si va solo, no tiene con quién hablar, ni con quién jugar a la baraja, y si mira para abajo, capaz que se almarea y se desmaya.

—Yo tengo un tío que siempre dice que se casó por culpa de la luna, y ahora la tengo que aguantar a ésa.

—La tierra es un poroto al lado del sol.

—Yo no podría vivir nunca en la luna porque el aire de aquí es más fuerte que el de allá, y si uno va, se le inflan todas las venas y revienta y se hace mil pedazos.

El ojo:

—El ojo es una cosa muy complicada, más o menos es así: la vista le dice al ojo: —”Mirá un toro”, y el ojo le dice: —“¡Dispará!”

—Una pelota de fóbal es diferente de un ojo porque la pelota tiene el cuero y una cámara, y el ojo tiene tres cámaras.

—Si a uno le pegan con puntería en un ojo le pueden dejar ciego. El ojo es un órgano bárbaro. Usted, un suponer, ve venir un ferrocarril; el ojo lo ve y le pasa la noticia a los nervios, y entonces se mueven los músculos y usted sale corriendo, si no capaz que el ferrocarril lo agarra.

—Mi padre una vez dijo que hay que tener cuidado con los ciegos y los tuertos, que capaz que ven mejor que uno, y arriba te afanan.

La digestión:

—El aparato digestivo es un aparato que sirve para agarrar los alimentos; todos los alimentos se colocan en la boca y luego se mastica bien y se traga de una manera infinita, y el alimento tragado pasa por un cañito que es como una faringe, y luego pasa a otro cañito que es la laringe, y luego pasa por el estómago, luego por el cardiaco y después llega a un lugar que es como una puertita que es el pírolo. Luego sigue indiscutiblemente por el intestino delgado, y sigue, y cuando termina de pasar, llega al intestino grueso y entonces tenemos que ir al cuarto de baño y hacer del cuerpo, y eso que sale por el ano, maestro, es lo que sobra, que no sirve para nada, y por eso pasamos al cuarto de baño.

—La úlcera es una cosa muy brava. A mi no me viene porque yo no como cosas calientes. Cuando uno cría una úlcera, tiene que estar como un año sin comer.

—No se debe andar en la frialdad enseguida de comer. Por eso es muy feo bañarse después de comer porque se puede apoderar de uno la muerte y otras enfermedades.

—Si no se come despacio, se puede morir en el acto.

—En mi casa todos tenemos estómago porqué es muy útil.

—Cuando se enllena el estómago se cierra el cardigan y no deja subir la comida, pero menos mal que se abre el píloro.

El aparato circulatorio:

—Cuando se abre una herida entran muchos microbios y se arma combate; entonces los plóbulos blancos se mueren y ellos los tiran para afuera y se forma pus.

—Los glóbulos blancos pelean con los microbios como Artigas peleaba contra los españoles.

—Microscopio, en griego, quiere decir esto: micros”, ómnibus, y “scopio” miles.

—La sangre se sabe el recorrido de memoria y siempre va por los mismos lados.

Bueno, hasta aquí llegué. Y todavía me faltan ver como 150 páginas. Puse aquí arriba algunas frases al azar y omití los relatos más largos. Hay varios temas de composición más y las respuestas son igual o más desopilantes que las citadas. Un libro altamente recomendable.

Anuncios

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. veronica said, on julio 23, 2008 at 1:05 am

    que bueno está recorde mi niñez cuando me reía leyendo a firpo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: